Parque Astronómico

página en construcción

 

Un “Mirador de las estrellas”, compuesto por estructuras gigantes que son réplicas de instrumentos astronómicos pre telescópicos utilizados a lo largo de la historia por diversas culturas para contemplar los cielos a ojo desnudo.

Emplazado en el Parque Urquiza, en inmediaciones al Complejo Astronómico Municipal, fue inaugurado en el año 2012, y a finales del 2021 se llevó a cabo una restauración de los dispositivos y mástiles para retomar con las visitas guiadas. Además, se implementó una señalética con lenguaje QR para brindar información que permita un recorrido auto guiado. 

Está compuesto por:

>> Instrumentos

Gran Gnomón Egipcio

El Gnomón es el más antiguo de los instrumentos astronómicos y su uso es el más extendido en variadas culturas y épocas; es el antepasado de todos los artefactos basados en la sombra de un objeto. Permite fijar el instante del mediodía, trazar la línea Meridiana, determinar la dirección de los puntos cardinales, medir el día solar, determinar el cenit, las fechas de solsticios y equinoccios (con esto, medir la duración de las estaciones), y por último, permite determinar la duración del año y construir un calendario. 

Consta de una varilla (estilete) fijada verticalmente sobre una superficie plana (zona de registro) sobre la que se proyecta su sombra. Su estructura puede adquirir dimensiones considerables algo que permite gran precisión en las mediciones.

Aquí colocamos la réplica de un antiguo obelisco egipcio (cerca de 2500 a.C.) usado como gnomón. Dicen que cada obelisco materializaba un rayo de Sol; incluso, se llegó a pensar que eran auténticos rayos solares, petrificados.

 

Gran Cuadrante de Augusburg

El Gran Cuadrante se usa fundamentalmente para determinar la posición de los astros respecto de la vertical en el lugar; ese ángulo se denomina Distancia Cenital y permite hallar su altura sobre el horizonte. 

Es una réplica a escala del construido por el dinamarqués Tycho Brahe en 1570. Brahe (1546-1601) fue uno de los más importantes observadores astronómicos de la época pretelescópica. Augusburg (Alemania) fue una ciudad conocida por sus fábricas de artefactos astronómicos. Allí, Brahe diseñó y fabricó el mayor instrumento astronómico de la historia, el Gran Cuadrante de Augusburg. El original tenía un cuadrante de 543 cm de radio, el que montamos aquí tiene prácticamente la mitad del tamaño. Sus dimensiones otorgan una gran precisión en las medidas angulares, pero también una considerable incomodidad para su uso. A poco de fabricarlo, Brahe se marchó de Alemania; nunca lo trasladó a sus observatorios de Dinamarca y tampoco construyó otro similar. 

 

Esfera Armilar 

Está conformada por anillos entrelazados que materializan la esfera celeste (la representación esférica del cielo visible); en cada uno se miden coordenadas angulares. La Esfera Armilar sirve tanto para determinar la posición de un astro (el Sol, la Luna y los planetas) como para estudiar su movimiento aparente. 

Fueron inventadas por Eratóstenes (276-295 a.C.) pero fue Tycho Brahe (1546-1601), en el siglo XVI quien las construyó de gran tamaño para obtener gran precisión en las medidas. 

La Esfera aquí montada es réplica de la construida por Brahe en 1584. Su círculo principal representa al Ecuador Celeste y puede rotar alrededor de un eje que materializa al eje de rotación de la Tierra. Perpendicular al Ecuador, un anillo materializa un Meridiano. Por último, un anillo representa el Horizonte del lugar y una banda da cuenta de la posición de la Eclíptica (que representa el camino del Sol en el cielo).

 

Pedestal de Ptolomeo 

Este dispositivo astronómico nos permite determinar varias magnitudes. Consta de una pared coincidente con el Meridiano del lugar, y un gnomón que se ubica en uno de sus extremos superiores. Sobre esa cara hay un cuadrante graduado de 0º a 90º. Cuando el Sol cruza el Meridiano la sombra del gnomón sobre el cuadrante determina el mediodía solar verdadero y la altura del Sol sobre el horizonte, en ese instante. Fecha tras fecha, ese mediodía ocurre a diferentes alturas y existe una fecha única en que la que el Sol alcanza su altura máxima y otra, mínima (solsticios). Con la observación y registro de la altura solar en los solsticios se determina la inclinación de la trayectoria solar respecto del Ecuador Celeste (oblicuidad de la eclíptica) y, también, la latitud geográfica del lugar. Además, este instrumento permite ajustar el calendario y establecer la secuencia de las estaciones. 

Este artefacto es mencionado por primera vez -en el Siglo II- por el astrónomo greco/egipcio Claudio Ptolomeo (100-170). 

 

Reloj de Sol

Los relojes solares son instrumentos muy antiguos de medición del tiempo. La sombra que se proyecta sobre la superficie del reloj, también llamada cuadrante solar, permite identificar los intervalos de tiempo, debido al movimiento aparente del sol durante el día. Hay diferentes modelos de relojes de Sol. El que está emplazado en el Parque Astronómico es uno de tipo “vertical sur”. 

Una de las descripciones más antiguas de un reloj de Sol es de 1300 a.C., hallada en la tumba del hijo del faraón Ramsés I; por textos astronómicos del 1200 a.C., se conoce que también eran usados en China. En Grecia, el primero en analizar el desplazamiento de las sombras producidas por el Sol para fraccionar el tiempo fue Anaxímenes de Mileto (≈ 520 a.C.). En Roma, uno de los relojes de Sol más antiguos que se tenga referencia se montó en el 293 a.C. en un templo dedicado a Júpiter. Los relojes árabes de la época medieval tenían una indicación precisa que permitía identificar la dirección al santuario sagrado de La Meca (hoy en Arabia Saudita); por esta razón, los árabes construían relojes de Sol con trazas destinadas a los rezos intercaladas con las horas. En España, hacia en el año 1000 se emplea por primera vez un reloj de Sol cuyo inventor se desconoce.

 

Rosa de los Vientos

Cada una de sus puntas indica un punto cardinal. En la columna central se divisa una flecha que apunta a un lugar del cielo. Este punto es el Polo Sur Celeste. Es imaginario y se obtiene de prolongar el eje de rotación de la tierra. De noche, las estrellas describen círculos en el cielo con centro en uno de los polos  (norte o sur, dependiendo del hemisferio donde se encuentre quien observa).  Este movimiento, aparente, es debido al movimiento de rotación de la Tierra.